FSC-CCOO Andalucía | 22 mayo 2024.

CCOO reivindica el papel del personal de intervención en ruta a bordo de los trenes

    Al hilo del incidente ocurrido ayer en dos trenes de Cercanías en las inmediaciones de la estación de Atocha, también demandamos la calificación de agente de la autoridad al personal de Renfe en el ejercicio de sus funciones.

    07/05/2024.
    Trenes de Cercanías

    Trenes de Cercanías

    En la mañana de ayer, un importante número de viajeros y viajeras abandonaron, por decisión propia, los trenes de Cercanías en los que viajaban, en las inmediaciones de la estación de Atocha, en Madrid, caminando por las vías tras estar parados en plena vía a la altura de las calles Cocheras, Comercio y Téllez, por un "fallo en la señalización a la salida de Atocha" que posteriormente fue solventado. 

    "Tras recibir la información por megafonía, las personas usuarias han activado la apertura de emergencia de las puertas", ha confirmado Renfe. En esta ocasión, no se tiene constancia de daños físicos a ninguna persona y rápidamente Adif paralizó la circulación ferroviaria en la entrada de la estación de Atocha Cercanías. 

    La actuación de los maquinistas de los trenes ha sido en todo caso correcta y ajustada al protocolo de actuación, pero no podemos obviar que algo ha fallado para que un grupo importante de viajeras y viajeros del tren tomaran la decisión de bajarse, desoyendo las instrucciones recibidas de los maquinistas y del Centro de Gestión de Cercanías por megafonía.

     

    No tiene sentido negar que la presencia de otras personas de la empresa podría haber completado la labor realizada por los maquinistas, dado que cada tren circulaba en doble composición (cada tren compuesto por dos unidades de tres coches unidos entre sí sin conexión física interior). Este personal habría colaborado con el de conducción tranquilizando, acompañando e informando in situ a las personas que se vieron inmersas en una situación muy peligrosa al abandonar el tren en plena vía.

    Esa figura, ausente en la inmensa mayoría de los convoyes, no es otro que el personal de comercial de trenes, al que coloquialmente conocemos como interventor o interventora en ruta, cuyas funciones habitualmente son el control o expedición de billetes, así como la atención de las consultas y necesidades de las personas que utilizan los trenes como medio de transporte: informar a alguien que necesita hacer un trasbordo para continuar viaje, socorrer a alguien que se ha quedado atrapado en el WC, intervenir en una situación de crispación entre las y los viajeros, actuar ante una emergencia médica, acompañar y custodiar a los menores, o auxiliar y procurar ayudas para las personas con movilidad reducida, entre otras muchas situaciones que acontecen en el día a día en los trenes.

    Pero, reconociendo la importancia de estas funciones a la hora de asegurar a las y los usuarios un servicio de calidad, no podemos dejar de resaltar que los propios Planes de Actuación, Evacuación y Rescate en Trenes de Renfe recogen que las funciones del personal del colectivo de comercial “son las de atender las indicaciones del personal de conducción en todo lo relacionado con la emergencia y trasladarlas al personal auxiliar y auxiliar de cabina en caso de ser necesario” y que, en estos mismos Planes de Actuación, se refleja que, en casos de emergencia como una parada prolongada o indefinida, “el personal del colectivo de comercial (interventor en ruta) deberá cumplir las indicaciones recibidas del personal de conducción en relación con:

    • Informar a los viajeros sobre el hecho ocurrido, tratando de tranquilizarlos
    • Informar sobre el tiempo estimado de la demora (cuando se lo transmita el personal de conducción), evitando en lo posible los tiempos de silencio hasta la resolución de la incidencia
    • Insistir en que permanezcan en el interior del tren advirtiendo del riesgo de arrollamiento existente, en el supuesto de abandonar el tren por propia iniciativa”

    Por tanto, a la luz de lo descrito, parece más que evidente que hay circunstancias que se pueden intentar evitar o minimizar y que el problema de fondo es la falta de personal en la empresa pública Renfe, que nos ha llevado a abandonar una parte del servicio que debemos prestar a las personas usuarias de los trenes.

    Salvando las distancias, una situación de cierta similitud sucedió el 16 de agosto de 2022, pero en aquella ocasión con 15 personas heridas, dos de ellas graves, que abandonaron el tren por decisión propia pese a los avisos de la maquinista de que no lo hicieran. Se trataba del tren de media distancia que cubría el trayecto entre Valencia y Teruel y que se vio afectado por un incendio forestal en el término municipal de Bejís. Este suceso se encuentra sub iudice en el Juzgado de Instrucción de Segorbe.

    A raíz de lo ocurrido, la entonces ministra de Transportes, Raquel Sánchez, abrió la puerta a otorgar la consideración de agentes de la autoridad al personal de los trenes en situaciones de emergencia durante la tramitación parlamentaria de la modificación de la ley del sector ferroviario. Así lo indicó durante su comparecencia el 31 de agosto de 2022 en la Comisión de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en el Congreso. CCOO lo viene reivindicando en diferentes foros, ya lo se lo reclamó al entonces Ministerio de Fomento el día 16 de agosto de 2018 y por última vez el día 17 de enero de 2023, en la reunión mantenida con la secretaria de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.  Dicha decisión a fecha de hoy no se ha producido. 

    Desde CCOO, demandamos de nuevo a todos los actores afectados (empresa, Ministerio, Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, etc.) que aprendamos de lo sucedido y pongamos los medios necesarios para que este tipo de escenarios no vuelvan a repetirse. Esta organización sindical seguirá reivindicando la importancia de la presencia a bordo de todos los trenes del personal de intervención en ruta para prestar un servicio de calidad a las usuarias y usuarios y colaborar para que cuando se den paradas prolongadas o situaciones de emergencia se resuelvan sin mayores consecuencias. Asimismo, reclamamos que se dote al personal de Renfe Viajeros en el ejercicio de sus funciones de la consideración de agente de la autoridad, articulando el desarrollo reglamentario legal que corresponda.